Pulsa «Intro» para saltar al contenido

Son las 4 de la mañana y no puedo dormir

Última actualización el mayo 14, 2024

En la penumbra silenciosa de la noche son las 4 de la mañana y no puedo dormir, cuando los relojes marcan las horas más profundas de la madrugada, el mundo entero parece detenerse en un susurro inquietante. Las sombras, cómplices de secretos olvidados, se alargan y se retuercen en la oscuridad de la estancia, como si buscaran refugio en los rincones más recónditos de la habitación. Es en este misterioso y solemne instante que las mentes se ven envueltas en un torbellino de pensamientos, incapaces de encontrar el reposo anhelado.

En el silencio sepulcral, cada suspiro parece resonar como un eco lejano, atrapado en el laberinto de la mente insomne. Las horas se deslizan con una lentitud implacable, como si el tiempo mismo se hubiera detenido a contemplar el insomnio de aquellos que yacen despiertos en la noche. Los minutos se estiran como hilos de una madeja infinita, tejiendo una tela de araña que atrapa los pensamientos errantes y los sueños fugitivos.

El reloj, testigo silencioso de la vigilia solitaria, marca las cuatro de la mañana con un tic-tac monótono y constante. Cada golpe del péndulo resuena en el aire cargado de misterio, como un susurro ancestral que susurra secretos olvidados. Las sombras danzan en las paredes, proyectando figuras fantasmales que parecen cobrar vida en la penumbra de la noche. Es como si el velo entre el mundo de los vivos y el reino de lo desconocido se desvaneciera en ese instante fugaz, permitiendo que lo sobrenatural se filtre en la realidad tangible.

En la mente del insomne, los pensamientos se convierten en laberintos oscuros, donde cada esquina oculta un secreto y cada sombra alberga un temor oculto. Los recuerdos se entrelazan con los sueños, creando una telaraña de emociones turbias y pensamientos tumultuosos. ¿Qué fuerza misteriosa se interpone entre el durmiente y el descanso ansiado? ¿Qué secretos ocultan las sombras de la noche, que susurran al oído del insomne en sus horas más vulnerables?

En la quietud de la noche, el insomnio se convierte en un viaje solitario hacia lo desconocido, una travesía a través de los abismos de la mente y los misterios del universo. Y mientras el mundo duerme ajeno a su tormento, el insomne se encuentra atrapado en un limbo entre la vigilia y el sueño, navegando por un mar de incertidumbre en busca de la paz que se le ha negado.