Pulsa «Intro» para saltar al contenido

¿Cómo enseñar a un perro a orinar y defecar fuera de la casa?

¿Cómo enseñar a un perro a orinar y defecar fuera de la casa?

Última actualización el julio 7, 2024

Enseñar a tu perro a hacer sus necesidades fuera de la casa puede parecer un desafío, pero con paciencia y consistencia, ¡lo conseguirás! No te preocupes, aquí te voy a explicar paso a paso cómo lograrlo. Prepárate para decir adiós a esos “accidentes” en casa y disfrutar de un hogar limpio y libre de malos olores.

¿Cómo enseñar a un perro a orinar y defecar fuera de la casa?

Para comenzar, es crucial entender que enseñar a un perro a orinar y defecar fuera de la casa requiere tiempo y paciencia. Aquí te dejo algunos consejos clave para que tu perro aprenda rápidamente.

Primero, establece una rutina. Los perros son animales de hábitos y les encanta la consistencia. Llévalo fuera a la misma hora todos los días, especialmente después de comer, beber, jugar y dormir. Al seguir una rutina estricta, tu perro aprenderá cuándo es el momento adecuado para hacer sus necesidades.

Segundo, elige un lugar específico en el exterior. Al llevar a tu perro siempre al mismo lugar, él comenzará a asociar ese espacio con el momento de orinar y defecar. Elige un área tranquila y libre de distracciones para que tu perro pueda concentrarse.

Tercero, usa refuerzos positivos. Cada vez que tu perro haga sus necesidades en el lugar correcto, felicítalo y dale una recompensa. Esto puede ser una golosina, caricias o palabras de aliento. Los perros responden muy bien a los elogios y las recompensas, y esto reforzará su buen comportamiento.

Cuarto, supervisa de cerca a tu perro cuando esté dentro de la casa. Si lo ves oliendo el suelo o dando vueltas, es probable que necesite salir. Llévalo inmediatamente al lugar designado para que pueda hacer sus necesidades. Si tiene un accidente dentro de la casa, no lo castigues. Los castigos pueden generar miedo y confusión, haciendo el proceso de entrenamiento más difícil.

Finalmente, sé paciente y consistente. El entrenamiento para que un perro haga sus necesidades fuera de la casa no sucede de la noche a la mañana. Habrá altibajos y momentos frustrantes, pero con persistencia, tu perro aprenderá.

¿Cómo evitar que mi perro haga sus necesidades dentro de casa?

Después de establecer las bases del entrenamiento, es importante evitar que tu perro vuelva a sus viejos hábitos. Aquí te dejo algunas estrategias efectivas para evitar que tu perro haga sus necesidades dentro de casa.

Primero, limita el acceso de tu perro a ciertas áreas de la casa, especialmente al principio. Usa puertas para bebés o jaulas para perros para mantenerlo en áreas donde puedas supervisarlo fácilmente. Esto reducirá las oportunidades de que tenga “accidentes” en lugares inapropiados.

Segundo, asegúrate de limpiar a fondo cualquier área donde tu perro haya tenido un accidente. Usa productos de limpieza específicos para eliminar completamente el olor, ya que los perros tienden a regresar a los lugares donde ya han hecho sus necesidades.

Tercero, incrementa el tiempo de paseo. Si tu perro tiene más oportunidades para hacer sus necesidades fuera, será menos probable que lo haga dentro de casa. Aumenta la frecuencia y duración de los paseos, especialmente después de las comidas y durante las horas clave del día.

Cuarto, observa las señales de tu perro. Aprende a identificar cuándo tu perro necesita salir, como dar vueltas en un mismo lugar, olfatear el suelo o incluso ladrar. Actuar rápidamente cuando ves estas señales es crucial para prevenir accidentes.

Finalmente, sé consistente con el refuerzo positivo. Sigue felicitando y recompensando a tu perro cada vez que haga sus necesidades fuera. Esta consistencia reforzará el buen comportamiento y ayudará a consolidar el hábito.

¿Cuáles son los errores comunes al enseñar a un perro a orinar y defecar fuera?

Es normal cometer errores cuando estás aprendiendo cómo enseñar a un perro a orinar y defecar fuera de la casa. Aquí te señalo algunos errores comunes para que puedas evitarlos.

Primero, no establecer una rutina. La inconsistencia es uno de los mayores enemigos del entrenamiento de perros. Asegúrate de llevar a tu perro afuera a intervalos regulares, especialmente después de comer, beber, dormir y jugar.

Segundo, usar castigos en lugar de refuerzos positivos. Castigar a tu perro por tener un accidente dentro de la casa puede causar miedo y ansiedad, dificultando el entrenamiento. En lugar de castigos, enfócate en recompensar el buen comportamiento.

Tercero, no limpiar adecuadamente los accidentes. Si tu perro sigue sintiendo el olor de sus necesidades dentro de casa, es probable que vuelva a hacer en el mismo lugar. Usa limpiadores enzimáticos para eliminar completamente el olor.

Cuarto, esperar demasiado tiempo entre paseos. Los perros jóvenes y los cachorros no pueden aguantar mucho tiempo sin hacer sus necesidades. Asegúrate de llevarlos fuera frecuentemente para evitar accidentes.

Finalmente, no ser paciente. El entrenamiento puede llevar tiempo, y es importante mantener la calma y la paciencia. Los perros aprenden a su propio ritmo, y con amor y consistencia, tu perro aprenderá a hacer sus necesidades fuera de la casa.

Espero que estos consejos te ayuden a enseñar a tu perro a orinar y defecar fuera de la casa. Recuerda, la paciencia y la consistencia son claves en este proceso.