Pulsa «Intro» para saltar al contenido

Como limpiar la Campana de la Cocina Extractora fácilmente

Como limpiar la Campana de la Cocina Extractora fácilmente

Última actualización el mayo 14, 2024

Cómo Eliminar la Grasa Pegada en la Campana de Cocina

Cuando estás en la cocina, preparando tus platos favoritos, lo último que quieres es preocuparte por la limpieza, especialmente la de la campana extractora que se encarga de aspirar todos esos olores y humos. Pero no te preocupes, aquí te voy a explicar de manera clara cómo puedes eliminar la grasa pegada en tu campana de cocina, para que luzca como nueva sin mucho esfuerzo.

Primero, es esencial saber que la grasa se acumula con el tiempo y puede ser un verdadero desafío si no se limpia con regularidad. Para comenzar, necesitarás guantes de goma, una esponja o paño, y un desengrasante efectivo. Puedes optar por desengrasantes comerciales específicos para cocinas o preparar una mezcla de agua caliente con detergente líquido, que suele ser muy eficaz.

Aplica el desengrasante elegido directamente sobre la superficie de la campana y deja que actúe unos minutos. Luego, con la ayuda de una esponja, frota con movimientos circulares para ayudar a descomponer la grasa. Es posible que necesites repetir este proceso varias veces dependiendo de la cantidad de grasa acumulada.

Otra opción es usar un raspador de plástico para quitar suavemente la grasa más resistente sin dañar la superficie. Una vez que hayas eliminado la mayor parte de la grasa, pasa un paño limpio y húmedo para retirar cualquier residuo de desengrasante.

Finalmente, para mantener tu campana brillante y sin grasa, te recomiendo realizar esta limpieza de manera regular, al menos una vez al mes. Esto no solo mejorará la eficiencia de tu campana sino también la higiene general de tu cocina.

Métodos Efectivos para Limpiar la Campana Extractora de la Cocina

Limpiar la campana extractora de la cocina puede parecer una tarea tediosa, pero es crucial para mantener un ambiente limpio y seguro para cocinar. Además, una campana limpia es más eficiente en la extracción de aire, lo que significa que tu cocina se mantendrá más fresca y libre de olores.

Para limpiar la campana extractora, primero debes apagarla completamente para evitar accidentes. Asegúrate de quitar los filtros, que en muchos casos pueden ser lavados aparte en el lavavajillas o a mano con agua caliente y jabón.

Con los filtros fuera, tienes mejor acceso al interior de la campana. Utiliza una solución de agua caliente y bicarbonato de sodio para fregar el interior. El bicarbonato actúa como un abrasivo suave que puede eliminar la grasa sin dañar las superficies. Deja que la solución actúe durante algunos minutos antes de fregar.

Si encuentras zonas especialmente complicadas, puedes usar un cepillo de dientes viejo para llegar a los rincones más difíciles. Esto es especialmente útil alrededor de los elementos de control y en las esquinas donde la grasa se acumula con facilidad.

Después de limpiar el interior, limpia el exterior con la misma solución o con un limpiador específico para exteriores de acero inoxidable, si ese es el material de tu campana. Esto no solo limpiará la grasa, sino que también ayudará a mantener el brillo del acero sin dejar rayas.

Al finalizar, asegúrate de enjuagar bien todas las superficies con un paño limpio y agua fresca. Seca todo con un paño suave para evitar marcas de agua y asegúrate de que todos los componentes estén completamente secos antes de volver a montarlos y encender la campana.

Cómo Mantener Limpia la Campana de Cocina por Fuera

El exterior de tu campana de cocina también necesita atención regular para mantener su aspecto y funcionamiento óptimo. La limpieza externa es más sencilla y puedes hacerla frecuentemente para evitar la acumulación de grasa y polvo.

Para empezar, asegúrate de que la campana esté apagada y fría al tacto. Utiliza un paño suave o una toalla de papel junto con un limpiador apropiado para el tipo de superficie de tu campana, ya sea acero inoxidable, enameled, o cualquier otro material.

Rocía el limpiador directamente sobre el paño, no sobre la campana, para evitar que el líquido se filtre en los componentes eléctricos. Limpia con movimientos suaves y regulares para no rayar la superficie. Si hay manchas de grasa difíciles, puedes dejar actuar el limpiador por un minuto antes de limpiar.

Si tu campana es de acero inoxidable, puedes usar productos específicos para este material que ayudan a conservar su brillo y a repeler futuras manchas de grasa. Estos productos a menudo dejan una capa protectora que minimiza las huellas dactilares y la suciedad.

Una vez hayas terminado de limpiar el exterior, pasa un paño seco para dar brillo y eliminar cualquier residuo de limpiador. Este simple mantenimiento no solo mejora la apariencia de tu campana sino también su eficiencia, ya que una superficie limpia refleja mejor el calor y la luz, mejorando la iluminación de tu área de cocina.

Continuando con más técnicas para el interior de la campana y consejos sobre el uso de vinagre, agua con bicarbonato y limón, además de cómo manejar el vapor y entender mejor los usos del bicarbonato de sodio, este post te ofrece todo lo que necesitas para mantener tu campana extractora en condiciones óptimas. ¡Sigue leyendo y conviértete en un experto en el mantenimiento de tu cocina!

Uso de Vinagre para Limpiar la Campana de Cocina

El vinagre es un aliado increíble en la cocina, no solo para cocinar, sino también para la limpieza. Su acidez natural lo hace perfecto para cortar la grasa y desinfectar sin necesidad de químicos fuertes. Veamos cómo puedes utilizar el vinagre de limpieza para mantener tu campana de cocina en perfecto estado.

Para empezar, mezcla partes iguales de vinagre blanco y agua en una botella de spray. Esta solución no solo es efectiva, sino también económica y ecológica. Rocía generosamente el exterior e interior de la campana con esta mezcla, dejando que el vinagre actúe durante unos minutos para disolver la grasa.

Después de dejar reposar, toma un paño suave o una esponja no abrasiva y comienza a fregar. Verás cómo la grasa comienza a descomponerse rápidamente gracias a la acción del vinagre. Para rincones difíciles o acumulaciones de grasa más pesadas, considera utilizar un cepillo de dientes viejo que te permita llegar a todos los rincones sin dañar la superficie.

Una vez que hayas eliminado la grasa, es importante enjuagar bien la campana con agua limpia para asegurarte de que no queden residuos de vinagre, ya que estos podrían atraer más polvo y suciedad. Finalmente, seca todo con un paño limpio para evitar marcas de agua y darle brillo a la superficie.

Recuerda que el vinagre también puede ser usado para limpiar los filtros de la campana. Simplemente sumérgelos en una solución de agua caliente y vinagre durante unas horas, luego enjuaga y deja secar antes de volver a colocarlos en la campana.

Cómo Limpiar la Campana con Agua y Bicarbonato de Sodio

El bicarbonato de sodio es otro producto milagroso para la limpieza doméstica que puede hacer maravillas por tu campana de cocina. Su naturaleza abrasiva suave es ideal para eliminar la grasa sin dañar las superficies.

Para limpiar tu campana con bicarbonato de sodio, crea una pasta mezclando tres partes de bicarbonato de sodio con una parte de agua. Aplica esta pasta directamente sobre las áreas afectadas por la grasa y deja que actúe durante unos 10 a 15 minutos. Esto dará tiempo al bicarbonato para absorber y descomponer la grasa.

Usa un paño suave o una esponja para frotar la pasta sobre la campana. Asegúrate de hacerlo suavemente para no rayar ninguna superficie, especialmente si tu campana es de acero inoxidable o tiene un acabado delicado. Si te enfrentas a grasa particularmente resistente, puedes utilizar un cepillo de dientes o una esponja un poco más abrasiva para trabajar sobre esas manchas.

Después de fregar, es importante enjuagar bien con agua limpia para remover cualquier residuo de bicarbonato, ya que este podría dejar una película blanca al secarse. Seca con un paño limpio y suave para devolver el brillo a tu campana.

El bicarbonato de sodio no solo es efectivo, sino que también es seguro para usar en casi todas las superficies, haciéndolo una opción excelente para hogares con niños o mascotas.

Limpiando la Campana de Cocina con Limón

El limón, con su alto contenido de ácido cítrico, es otro gran desengrasante natural que puede dejar tu campana de cocina reluciente y con un fresco aroma. Además, es una opción fantástica para quienes prefieren no utilizar productos químicos.

Para usar limón en la limpieza de tu campana, simplemente corta un limón por la mitad y frota directamente sobre las áreas grasientas. La acidez del limón ayudará a descomponer la grasa, facilitando su eliminación. Si prefieres, también puedes exprimir el jugo de limón y mezclarlo con un poco de agua para usarlo con un rociador.

Déjalo actuar durante unos minutos y luego limpia con un paño suave o una esponja. Verás cómo la grasa se despega con facilidad gracias a la acción del limón. Además, esta técnica dejará un olor muy agradable en tu cocina, lo que es un plus después de la limpieza.

Para manchas particularmente difíciles, puedes añadir un poco de sal al limón antes de frotar. La sal actúa como un abrasivo suave, ayudando a eliminar la grasa sin necesidad de frotar demasiado fuerte.

Seca bien todas las superficies con un paño limpio para evitar marcas de agua y disfruta del brillo y el fresco aroma que el limón deja detrás.

Con estos consejos, tendrás múltiples opciones para mantener tu campana de cocina limpia y eficiente, utilizando productos naturales y accesibles que respetan tu salud y el medio ambiente. No olvides limpiar regularmente tu campana para asegurarte de que funcione al máximo y para mantener un ambiente de cocina más limpio y saludable.

Cómo Limpiar la Campana de Cocina con Vapor

El uso del vapor es una técnica efectiva y ecológica para limpiar la campana de cocina, especialmente útil para disolver la grasa sin el uso de productos químicos. El vapor penetra en las capas de grasa y suciedad, facilitando su eliminación de manera segura y eficiente.

Para comenzar, necesitarás una limpiadora a vapor. Asegúrate de que tu equipo esté lleno de agua y calentado según las instrucciones del fabricante. Apunta el vaporizador hacia las áreas más afectadas por la grasa, manteniendo una distancia segura para evitar daños por el calor.

El vapor ablandará la grasa, lo que te permitirá limpiar las superficies con mucho menos esfuerzo. Utiliza un paño de microfibra o una esponja para limpiar la grasa a medida que se va disolviendo. Es importante mover el paño con frecuencia para evitar que la grasa se redistribuya en otras áreas de la campana.

Para áreas difíciles de alcanzar, como las esquinas o los espacios detrás de los filtros, puedes usar un accesorio de cepillo en tu limpiadora a vapor. Esto te ayudará a asegurar que todo rincón de la campana quede limpio y libre de grasa.

Una vez que hayas terminado de limpiar con vapor, es crucial secar todas las superficies para evitar la formación de manchas de agua y para proteger los componentes metálicos de la campana de posibles corrosiones. Un paño seco y suave será suficiente para este fin.

Usos del Bicarbonato de Sodio en la Limpieza de la Campana

El bicarbonato de sodio no es solo un ingrediente para hornear; es una poderosa herramienta de limpieza que puedes utilizar para mantener tu campana de cocina en excelente estado. Su naturaleza alcalina lo hace ideal para neutralizar los ácidos de la grasa, facilitando su remoción.

Para limpiar con bicarbonato de sodio, puedes hacer una pasta utilizando bicarbonato y un poco de agua. Aplica esta pasta directamente sobre la grasa y deja que actúe por al menos 15 minutos. La pasta de bicarbonato de sodio absorberá la grasa, haciendo que sea mucho más fácil limpiarla después.

Usa un cepillo suave o una esponja para frotar la campana después de que la pasta haya hecho su efecto. El bicarbonato es lo suficientemente abrasivo para ayudar en la limpieza, pero lo suficientemente suave para no dañar la mayoría de las superficies.

Para un enfoque más integral, puedes combinar el bicarbonato de sodio con otros ingredientes naturales como el vinagre o el limón. Esta combinación aumentará la eficacia de la limpieza, especialmente en casos de grasa muy adherida.

Cómo Limpiar los Filtros de la Campana en el Lavavajillas

Los filtros de la campana de cocina juegan un papel crucial en el mantenimiento de la limpieza y la eficiencia de tu cocina, atrapando la grasa y otras partículas antes de que se dispersen por el aire. Mantener estos filtros limpios es esencial para que la campana funcione correctamente.

Una forma eficaz y sencilla de limpiar los filtros es colocándolos en el lavavajillas. Asegúrate de quitar toda la grasa y los residuos gruesos antes de colocarlos en el lavavajillas para evitar obstruirlo.

Usa un ciclo de lavado caliente con tu detergente habitual. El agua caliente y la acción del detergente ayudarán a disolver y eliminar la grasa de los filtros de manera efectiva. Asegúrate de secar completamente los filtros antes de volver a instalarlos en la campana para evitar la formación de moho o corrosión.

Mantener la campana de cocina limpia con estos métodos no solo mejora la apariencia y la higiene de tu cocina, sino que también asegura que la campana funcione de manera eficiente, proporcionando un ambiente de cocina más agradable y saludable. Regular la limpieza de la campana y sus componentes es clave para evitar acumulaciones de grasa que puedan afectar su rendimiento y aumentar el riesgo de incendios.