Pulsa «Intro» para saltar al contenido

Entra a conocer los tipos de Siliconas que hay y para que se suelen utilizar

Entra a conocer los tipos de Siliconas que hay y para que se suelen utilizar

Última actualización el mayo 14, 2024

Vamos a profundizar en un material que es esencial en muchas áreas de nuestra vida cotidiana y profesional: la silicona. Este material versátil se encuentra en todo, desde utensilios de cocina hasta selladores y dispositivos médicos. Te invito a descubrir qué es la silicona, para qué se utiliza, cuáles son sus tipos y cómo se fabrica.

¿Qué es la silicona y para qué sirve?

La silicona es un polímero sintético hecho de silicio, oxígeno y otros elementos como carbono e hidrógeno. Una de sus propiedades más notables es su estabilidad térmica, que permite que la silicona funcione bien tanto en temperaturas muy bajas como muy altas. Este material es también conocido por su flexibilidad y resistencia al agua, lo que lo hace ideal para una variedad de aplicaciones.

La silicona se usa comúnmente como sellador en la construcción, proporcionando una adhesión duradera y resistencia a la intemperie. También se encuentra en las cocinas, en forma de utensilios y moldes para hornear, debido a su capacidad para soportar altas temperaturas y su facilidad de limpieza.

En el campo médico, la silicona es valorada por ser hipoalergénica y estéril, lo que la hace segura para su uso en implantes y dispositivos médicos. Su compatibilidad con el cuerpo humano y resistencia a la degradación biológica son clave para aplicaciones de largo plazo.

La silicona también juega un papel importante en la industria de la belleza y el cuidado personal, encontrándose en todo, desde champús y acondicionadores hasta maquillaje, donde mejora la textura y la aplicación del producto.

Otro uso importante de la silicona es en la electrónica, donde se utiliza para aislar cables y proteger componentes sensibles debido a su excelente aislamiento eléctrico.

¿Qué tipos de silicona hay?

Existen varios tipos de siliconas, cada uno diseñado para propósitos específicos y con propiedades únicas. Los dos tipos principales son las siliconas RTV (vulcanización a temperatura ambiente) y las LSR (silicona de caucho líquido).

Las siliconas RTV son populares en aplicaciones de bricolaje y construcción debido a su facilidad de uso y curado a temperatura ambiente. Se usan comúnmente para selladores y moldes, ya que forman un sellado fuerte y flexible una vez curados.

Las LSR, por otro lado, son utilizadas principalmente en la fabricación debido a su capacidad para soportar procesos de producción en masa y su durabilidad. Son ideales para artículos que requieren una precisión y resistencia química superiores, como componentes automotrices y médicos.

Además de estos, hay siliconas especiales como la silicona de grado alimenticio, que es segura para el contacto con alimentos, y la silicona de grado médico, que se utiliza para aplicaciones médicas debido a su mayor pureza y biocompatibilidad.

La silicona adhesiva y la espuma de silicona también son variantes comunes, cada una ofreciendo beneficios específicos como la adhesión mejorada y propiedades de amortiguación, respectivamente.

¿Cuál es la silicona más fuerte?

Entre los diferentes tipos de siliconas, las formulaciones específicas de silicona de caucho líquido (LSR) son consideradas algunas de las más fuertes disponibles. Estas siliconas son extremadamente duraderas y ofrecen una resistencia excepcional a la temperatura y a los productos químicos, lo que las hace ideales para aplicaciones industriales y automotrices.

La resistencia de la silicona LSR puede ser aún más mejorada con aditivos para optimizarla para aplicaciones específicas. Por ejemplo, se pueden añadir cargas de fibra de vidrio para mejorar la resistencia mecánica y la durabilidad.

Estas características hacen que la silicona LSR no solo sea la más fuerte sino también la más versátil en términos de aplicaciones bajo condiciones extremas.

¿Cómo está hecha la silicona?

La fabricación de la silicona comienza con la sílice (dióxido de silicio), que se encuentra comúnmente en la arena. Este material se purifica y se mezcla con un compuesto de carbono para crear un nuevo compuesto: el clorosilano. A través de varios procesos químicos, el clorosilano se transforma en polidimetilsiloxano (PDMS), la base de muchas siliconas.

Durante la producción, a la base de silicona se le pueden añadir varios rellenos y aditivos para alterar sus propiedades y hacerla adecuada para diferentes usos. Este proceso meticuloso asegura que la silicona final sea de alta calidad y cumpla con las especificaciones necesarias para su aplicación.

Una vez sintetizada, la silicona puede ser formulada en varios estados, desde líquidos hasta sólidos, dependiendo de su uso previsto. El proceso de curado, que puede ser activado por calor, humedad o incluso a temperatura ambiente, es crucial para determinar las características finales del producto, como su flexibilidad, resistencia y durabilidad.

En conclusión, la silicona es un material fascinante con una amplia gama de aplicaciones que van desde lo cotidiano hasta lo industrial. Su versatilidad y las numerosas formas en que puede ser personalizada para cumplir con requisitos específicos la hacen indispensable en muchas áreas.